(Des)Conocidos

Estándar

Fuimos un par de chiquillos inconscientes. Yo estaba buscando mi autoestima. Quizá si lo hubiese encontrado antes, nunca hubiésemos sido. Tú persiguiendo tus ambiciones. Quizá si los hubieses igualado antes, nunca hubiésemos dejado de ser.

Fuimos de rivales a compartir la misma cama, para terminar igual que empezamos. Siendo nada.

Y aunque ambos mostrábamos desamor, tuvo alguien que entrometerse entre los dos. El azar decidió que cayese de mi lado. Pretexto suficiente para esconder todos tus descuidos.

Y así terminamos. Los entrometidos dicen que me tienes un profundo desprecio. No sé si es verdad, solo sé desearte lo mejor en tu nueva vida.

Ahora, unos (des)conocidos.

Inés

Estándar

Inés es una chica única, pero ella no lo sabe. Se mira al espejo y se preocupa. Va con sus amigas de compras pero no comparten la misma talla estereotipada. Tiene unos ojos grandes y profundos, aunque le preocupan otras grandezas de su cuerpo. Se mira mucho, sin ver nada. Es cariñosa. Tiene amigos y familia que la quiere. Pero no se gusta. No se quiere. Y llora por las noches sin que nadie la vea. Ella está bien . Y dice que no tiene hambre por estrés del trabajo. O porque está muy cansada. Y cuando la preguntan por esa cara con ojeras marcadas dice que ha tenido una pesadilla. Pesadilla su realidad. Come y come, y tras la angustia, se mete en el baño y tira su vida por la taza del váter. Aunque ella se ha quedado más tranquila. Pero está cansada. Cansada de vivir así. Alguna amiga se preocupa. Tiene mala cara. Pero siempre suelta alguna excusa. Y mientras, entre ansiedad y arrepentimiento pasan sus días. Hasta que un día se mira al espejo. No quiere seguir así. Pero no sabe salir. De repente escucha una voz que retumba en su cabeza: “Nunca es tarde pequeña, el dolor cesará y te reconquistarás”.

IMG_20170930_111340_702.jpg

Lo sé

Estándar

Sé que duele,

Algunos días incluso, demasiado

Sé que todavía no endiendes que ha pasado

Pero notas que en tí algo se muere

Sé que no duermes

Que tomas pastillas para descansar

Pero aunque ahora cueste

El dolor se pasará

 

Sé que mis palabras no te curarán, ni nada arreglará

Esa herida

Que te acompañará

Toda la vida

 

Pero aquí me quedo

A tu lado

Pero aquí me mantengo

Para asegurarme de que no te vuelvan a hacer daño

father-and-daughter1

Hazlo deprisa y que pase despacio

Estándar

Rápido. Todo pasa rápido a tu lado. Los besos. Los gritos. Los abrazos. Los cumpleaños. Las discusiones. Los “te quiero”. Y yo quiero ir más despacio. No quiero que acabe tan deprisa. Quiero sentirte lento. Necesito parar el tiempo. Pero la vida nos obliga a correr.

Y mientras te miro, mi intuición me recuerda que nos quedamos en primera cuando el mundo ya estaba en cuarta.

Dímelo

Estándar

Dime que te sabrá a poco cuando beses la boca de otra.

Dime que echarás de menos mis caricias en la caja de cambios de tu primer coche.

Dime que no te olvidarás de aquella noche en la que te dije “Me tienes despistada”.

Dime que esto es sólo una pesadilla de la que me vas a sacar. Una vez más.