Un lunes por la mañana

Estándar

Y ahí estás tú. Otra vez. Creyendo más en mí que yo. Pensando todo de lo que soy capaz y que por mucho que me digas no me creo. Que deseo mirarme con tus ojos. Que me busco esa belleza “especial” que no me veo.

Te lo pregunto todos los días.

Te pido que me enseñes.

Entonces, tú te levantas del sillón dejando tu taza de café recién hecho de esta mañana. Un café de lunes. Doblemente cargado. Y me coges de la mano. Y me llevas a través del pequeño pasillo de nuestra diminuta casa. 50m2. Y tranquilo, con esa sonrisa que a mi me vuelve loca, me plantas delante del espejo y me susurras al oído:

“Esto es lo que yo veo”.

Aquí sigo, plantada delante del espejo enamorándome de nuevo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s